La lectura es un juego: La diversión es el principal atractivo de la lectura de las obras de ficción. Cuanto más se juega, mejor se lo hace y más se disfruta. Cuanto más se lee, entonces, mayor es el goce. Al mismo tiempo, considerar a la lectura como si fuera un juego o un deporte, nos proporciona un montón de instrumentos a la hora de promover actitudes y hábitos que la refuercen positivamente.

La lectura es un viaje: Los libros tienen una gran ventaja sobre la televisión o la computadora: constituyen una aventura cuyo único límite es la imaginación del lector. A través de los personajes de un cuento o de una novela, viajamos por diferentes lugares y en situaciones muy disímiles. Pero no somos menso espectadores, somos los activos constructores de esa fantasía.

La lectura es un alimento: Las peripecias de los personajes de cualquier libro necesitan nuestras propias experiencias para que resulten verosímiles. Las vivencias personales enriquecen la lectura y ella, nuestra mirada: nos hacen ampliar los conocimientos,, aprender a comportarnos ante diferentes situaciones, llorar, reír. Después de leer un libro somos distintos, sobre todo cuando somos chicos.

La lectura es una investigación: Leer se asemeja a una investigación en la cual el lector, finalmente, es el único detective. Investigamos el significado de los textos, lo que dicen, pero también el sentido, lo que quieren decir. Y aunque la lectura pueda parecer una actividad pasiva, el alumno bien estimulado aprenderá rápidamente que la lectura no es una tarea aburrida.

En Jardín, ya llegó... ¡EL CARRITO VIAJERO 2015!

El 15 de junio es el DÍA DEL LIBRO. Por eso, en el Jardín abrimos nuestra BIBLIOTECA VIAJERA.

Crear espacios de lectura para ampliar el mundo, descubrir y aceptar múltiples formas de decir las cosas, conocer más de nosotros mismos al tener un diálogo diferente con la cultura escrita, aprender a no quedarnos en la cáscara de la realidadLaura Devetach
Downloadhttp://bigtheme.net/joomla Joomla Templates