El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires lanzó el Programa Escuelas Verdes, con el propósito de que las escuelas lleven adelante una adecuada separación de residuos, en función de dar cumplimiento a la Ley N° 1854 de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos de la Ciudad de Buenos Aires.
Las escuelas privadas al ser consideradas generadoras especiales de residuos sólidos, tienen la obligación de separar y clasificar correctamente sus residuos en origen.
Para implementarlo la escuela recibió cestos de a pares (verdes y negros), con calcomanías indicando la separación de residuos.
En cada barrio habrá un contenedor verde en la calle y la escuela colocará el material reciclable en el mismo y/o contactará a un recuperador urbano que retire el material reciclable por la escuela. De esta manera, el material reciclable vuelve a ingresar en los circuitos productivos para convertirse en materia prima y nuevos productos, colaborando y reduciendo el consumo de recursos naturales destinados a la producción industrial.
Colaborando con la separación en origen estaremos acompañando en el desafío de un ambiente más sano para todos.

¿QUÉ ES RECICLABLE?
SIEMPRE LIMPIOS, SIEMPRE SECOS.

PLÁSTICO

Botellas, envases, tapitas, papel film, bolsas, sachets, potes, sillas, bidones, telgopor, radiografías, vajilla descartable limpia y seca.

VIDRIO

Botellas, frascos, envases e vidrio transparente o de color. Por seguridad no pongas vidrios rotos.

METAL

Latas y envases de acero, aluminio, plomo, cobre, zinc, bronce y otros metales ferrosos.
Desodorantes en aerosol, tapas de frascos, tapas de aluminio, papel de aluminio. Llaves, candados, picaportes, griferías, ollas o cualquier otro artefacto compuestos por cobre o estaño.

CARTÓN Y PAPEL

Papel blanco o de color (impresos o no), cartulinas, sobres de todo tipo de papel, diarios y revistas, folletos, guías telefónicas, cajas, cajas de huevo, rollos de papel, envases tetrabrik de jugo, vino, salsa, leche.

ROPA Y TELAS

Ropa en desuso, sábanas y manteles viejos, trapos.

¿QUÉ ES BASURA?
TODO EL RESTO

RESTOS DE COMIDA Y PODA

VIDRIO

Lámparas fluorescentes compactas, lámparas de bajo consumo, tubos fluorescentes, termómetros de mercurio rotos o en desuso, lamparitas halógenas, espejos.

CARTÓN Y PAPELES SUCIOS

Papel y cartón sucio o con restos de comida, papel y cartón laminados o plastificados, servilletas y pañuelos descartables, papel de fax, tickets de papel termal, papel fotográfico, carbónico, metalizado o autoadhesivo, envoltorios de golosinas, vasos encerados.

PLÁSTICO

Envases sucios o con restos de comida, envases con restos de pintura, solventes, pegamentos, agroquímicos o sustancias tóxicas, envoltorios de golosinas, biromes, toallitas femeninas y pañales.
CDs, DVDs.

ROPAS Y TELAS

Trapos y telas impregnadas o sucias.

ROPA Y TELAS

Ropa en desuso, sábanas y manteles viejos, trapos.

Propósitos de la Educación Ambiental

La Educación Ambiental tiene como cometido prioritario promover el desarrollo de valores y la construcción de conocimientos que permiten a las personas respetar la diversidad natural y cultural. La ley N° 1687/05 de Educación Ambiental de la Ciudad de Buenos Aires promueve la incorporación de la Educación Ambiental en el sistema educativo formal, no formal e informal y reconoce que requiere de esfuerzos educativos compartidos.

La educación ambiental para el desarrollo sustentable es uno de los principales desafíos actuales de la escuela. Es fundamental que los alumnos se formen con un conocimiento profundo acerca del ambiente, y comprendan la influencia que tienen sus acciones sobre el mundo que los rodea y, por lo tanto, la gran responsabilidad que tienen para mejorar el presente y el futuro.

La educación ambiental se posiciona, entonces, como una alternativa necesaria para la superación de las visiones contemplativas y reduccionistas, asumiendo el compromiso de desarrollar nuevas formas de vinculación con el ambiente y colaborar en la construcción de un porvenir más justo y sustentable para todos.

En el ámbito internacional, en diciembre de 2002 la Asamblea General de las Naciones Unidas, a través de la Resolución 57/254, declaró el período 2005-2014 como el Decenio de las Naciones Unidas de la Educación para el Desarrollo Sostenible con el objetivo de incorporar principios y prácticas del desarrollo sustentable a las políticas educativas en los países de la región, designando a la UNESCO como la institución promotora de sus metas. La visión fundamental del Decenio es la de un mundo en el cual todos tienen la oportunidad de beneficiarse de la educación y aprender los valores, comportamientos y estilos de vida necesarios para un futuro sostenible y para la transformación positiva de la sociedad. Esta década “pretende promover la educación como fundamento de una sociedad más viable para la humanidad e integrar el desarrollo sostenible en el sistema de enseñanza escolar a todos los niveles.” (UNESCO, 2005)

Downloadhttp://bigtheme.net/joomla Joomla Templates