La formación en Valores es un pilar en nuestro Colegio. En forma específica podemos decir que la Solidaridad es un valor que nos hace ser mejores personas, porque nos permite aprender del otro en una asociación de intereses y responsabilidades.
Una actitud que nace de una sensibilidad especial, eficaz y transformadora de la propia persona que reorganiza su vida, en otra dirección: la del bien común.
La solidaridad nace del ser humano y se dirige esencialmente al ser humano.
De acuerdo a la Palabra de Dios, la Biblia en Gálatas 6:10 expresa: “Siempre que tengamos la oportunidad hagamos bien a todos.”
La verdadera solidaridad, aquella que está llamada a impulsar los verdaderos vientos de cambio que favorezcan el desarrollo de los individuos y las naciones, está fundada principalmente en la igualdad universal que une a todos los hombres. Esta igualdad es una derivación directa e innegable de la verdadera dignidad del ser humano, que pertenece a la realidad intrínseca de la persona, sin importar su raza, edad, sexo, credo, nacionalidad o partido.
La solidaridad trasciende a todas las fronteras: políticas, religiosas, territoriales, culturales, etc. Para instalarse en el hombre, en cualquier ser humano, y hacer sentir en nuestro interior la conciencia de una “familia” al resto de la humanidad.
La solidaridad implica afecto: la fidelidad del amigo, la comprensión del maltratado, el apoyo al perseguido, la apuesta por causas impopulares o perdidas, todo eso puede no constituir propiamente un deber de justicia, pero si es un deber de solidaridad.
Su concepto ha experimentado un proceso de transformación que se refleja en todos sus ámbitos. Para algunos es la reivindicación de derechos fundamentales y para otros sólo una actitud de piedad centrada en la limosna y en la asistencia.
  • La solidaridad es una virtud contraria al individualismo y al egoísmo.
  • Se refleja en el servicio y busca el bien común.
  • Su finalidad es intentar o solucionar las carencias espirituales o materiales de los demás.
  • Requiere discernimiento y empatía –ponerse en el lugar del otro-
Solidaridad, porque es lo justo, porque todos vivimos en una sociedad, porque todos necesitamos de todos, porque todos estamos juntos en este barco de la civilización; porque somos seres humanos, iguales en dignidad y derechos.

INSTITUCIÓN DESTINATARIA 2014: HOGAR DE NIÑOS PASCUAL CRUDO, PONTEVEDRA, PCIA. DE BUENOS AIRES.
Downloadhttp://bigtheme.net/joomla Joomla Templates